Hostales en Illescas

2 hostales, pensiones y albergues disponibles en Illescas

  • Illescas, Toledo • Ver mapa

    El Hotel Real tiene una habitaciones con televisión vía satélite y minibar además de aire acondicionado y conexión gratis a Internet inalámbrico. En el aseo hay... Más info

    18 Opiniones

    desde 40€

    Reservar

  • Illescas, Toledo • Ver mapa

    La piscina abre del 1 de julio al 1 de septiembre. Este hotel moderno y bien equipado se encuentra en la localidad de Illescas. Ofrece una piscina al aire libre, unos bonitos jardines y conexión... Más info

    45 Opiniones

    desde 43€

    Reservar

Opiniones de nuestros usuarios sobre Illescas Dejar una opinión

No hay opiniones

Gracias por opinar en infohostal.com
Ha ocurrido un error al crear la opinión No se han rellenado todos los datos de la opinión

Captcha   Resultado*:

Todos los campos de este formulario ( * ) son obligatorios

Buscar alojamiento o destino

Tipos de alojamiento en Illescas

Además en Illescas

Localidad: Illescas

    Descripción

    Situada al noreste de la provincia de Toledo, en la comarca de La Sagra, nombre árabe que significa pura y llanamente campo, se alza la villa de Illescas, enmarcada en la monotonía de su paisaje estepario y en la libertad que procura la tierra llana. Los ríos Jarama y Tajo le sirven de frontera, y las aguas del Guadarrama riegan sus tierras ricas en trigo, algarrobas, patatas, y olivos. Desde tiempos remotos, los pueblos que en ella existieron alabaron la fertilidad de esta tierra y la benignidad de su temple. La Imperial Villa de Illescas se halla a una altitud de de 588 metros Está situada a una distancia equidistante de 35 kms. de Madrid y Toledo comunicada por la Autovia de Toledo (N-401). El término municipal tiene una superficie de 56,82 kilómetros cuadrados y ocupa la parte septentrional de la comarca de la Sagra.

    Historia

    Illescas estuvo poblada desde la época prehistórica. La leyenda remonta su fundación al año 2621 a. de C. por los griegos curetes que la denominaron Ilarcuris. Los datos ciertos más antiguos, son los proporcionados por las excavaciones realizadas en el yacimiento de El Cerrón, donde se asentó un poblado celtibérico desde fines del siglo V al siglo II a. de C. Estuvo habitada también en época romana. En el año 636 San Ildefonso fundó un monasterio de religiosas benitas, dedicado a la Virgen María, junto a la aldea que pasó a denominarse villa dubiense, y cuya ubicación hoy desconocemos. Junto a él se construyó un pequeño hospital y una ermita donde se colocaría la imagen de la Virgen de la Caridad. Tras la invasión árabe de la península en el año 711 se construyó un alcázar y algunas fortificaciones. Posteriormente fue tomada en 1085 durante el proceso de reconquista de Toledo por Alfonso VI. Este rey ordenó reedificarla y amurallarla. Después fue donada al obispo de Toledo en fecha indeterminada y en 1124 se convirtió nuevamente en territorio realengo. En 1154 Alfonso VII otorgó la carta puebla y cuatro años después la villa volvió a pertenecer al señorío arzobispal hasta 1575, fecha en que pasó definitivamente a la jurisdicción real. Durante estos siglos fueron frecuentes los litigios entre la villa y el cabildo catedralicio. El siglo XVI comenzó marcado por el importante patrocinio que ejerció el Cardenal Cisneros, fundador de un pósito, del convento de las Concepcionistas Franciscanas y del Hospital de la Caridad. Por encargo suyo se restauraron el alcázar y el recinto amurallado. Fue en este siglo un lugar de recreo para los reyes, como lo había sido en siglos anteriores, aunque temporalmente la villa perdió el favor real, porque durante la Guerra de las Comunidades, el illescano Francisco de Guzmán perteneció al ejército comunero como capitán de las compañías de Padilla. Desde 1575 el concejo ejerció el gobierno municipal de forma autónoma quedando organizado en dos diputados por cada estado. En 1561 la población alcanzaba los 12.000 habitantes, cifra que en los siglos posteriores fue disminuyendo. A mediados del XVIII, según la información que ofrece el catastro de Ensenada, la villa se había convertido en un núcleo semiurbano con una importante presencia de hidalgos y clérigos y con una población en 1752 de 1481 habitantes. No obstante la principal fuente económica siguió siendo la agricultura. Durante el siglo XIX el proceso desamortizador afectó a las instituciones eclesiásticas. A principios de siglo, las tropas francesas habían desmantelado un monasterio de franciscanos descalzos, y los restos del edificio fueron vendidos en la segunda desamortización. Se inició un lento desarrollo a finales del XIX, a lo que contribuyó la llegada de la línea férrea hacia 1876 y con ella la mejora de las comunicaciones. Con la llegada del siglo XX comenzó una lenta recuperación demográfica, que ha culminado en una verdadera explosión demográfica en los años 60, acompañada de la expansión de su casco urbano y de un gran desarrollo industrial del sector servicios. En 1956 su población era de 2.325 habitantes y en el año 2001, de 12.234, superándose por primera vez la cifra de población máxima que Illescas ha tenido desde el siglo XVI. El municipio está viviendo su segundo momento de expansión y desarrollo.

    Visitas

    En el año 636 San Ildefonso funda el primer monasterio de la villa, el de la madres Religiosas Benitas, en el que colocó una imagen de la Virgen de la Caridad. Anejo al monasterio se levanta un pequeño hospital considerado por muchos estudiosos como uno de los primeros que aparecieron en Europa, y que más tarde daría origen al famoso Hospital Santuario de Nuestra Señora de la Caridad de Illescas, amparado en las Ordenanzas de la Santa Casa otorgadas por Carlos III en 1770; el edificio sería declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1969. Illescas posee una iglesia, la parroquia1 de la Asunción, cuya torre es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótico-mudéjar de los siglos Xlll al XVI. De planta de cruz latina, tiene tres naves y varias capillas cubiertas con bóvedas de crucería. En su cabecera destaca su ábside central rectangular y dos laterales semicirculares. Impresiona su esbelta torre de ladrillo de seis cuerpos construida en el siglo XIV, a la que se conoce como La Giralda de la Sagra, por su profusa decoración mudéjar, con arquerías y vanos tumidos y polilobulados. La iglesia del hospital-santuario de Nuestra Señora de la Caridad (siglos XVI al XVIII), fundación del Cardenal Cisneros para mercedarias, tiene de cruz latina y una sola nave con bóveda de cañón con Iunetos que permiten iluminar la bóveda principal. En la construcción en 1600, participó El Greco, de modo que el templo conserva varias obras de tan ilustre colaborador: el retablo mayor y dos menores instalados sobre los muros del crucero que contienen cinco lienzos del artista (San Ildefonso escribiendo al dictado de la Virgen, es el más célebre; La Virgen de la caridad; la Natividad; La Anunciación; y La coronación de la Virgen) También son obra del cretense las dos grandes tallas de Isaías y Simeón que ocupan sendas hornacinas en los muros del presbiterio. En la Capilla de las Reliquias hay un retrato de don Francisco Pacheco de Toledo, obra de Pantoja de la Cruz, y en la sacristía un Ecce Horno original de Luis Morales. Esta iglesia tiene su origen en un templo anterior anejo al convento de monjas edificado por San Ildefonso. Son notables asimismo la Casa Consistorial, con una fachada adornada por columnas y el convento de franciscano descalzos levantado en 1590, que con el tiempo fue un prestigioso centro de estudios. Cuando la realeza dejó la ciudad de Illescas, abandonando con ello las reinas e infantas su costumbre de acudir a la Virgen del Consuelo en demanda de favores para la familia real, lo que comportaba generosas donaciones de joyas y mantos a Nuestra Señora, Illescas se convirtió en objeto de culto de escritores y artistas: Lope de Vega la inmortalizó en su obra El caballero de Illescas, y Tirso de Molina sitúa aquí sus obras María la Piadosa, El rey don Pedro en Madrid, y El infanzón de Illescas. También Moratín le rinde homenaje en El barón.

    Alrededores

    El tramo número 9 de la Ruta de Don Quijote está formado por las localidades de Esquivias, Yeles, Illescas, Ugena y Carranque, por lo que recomendamos que se visiten estas localidades en las que encontrarán un poco de historia y literatura. Además de aprovechar y vistar Toledo, Capital de la Comunidad Autónoma de Castilla y la Mancha, es conocida como La Ciudad de las Tres Culturas (la cristiana, judía y árabe), que han dejado un legado de majestuosos monumentos , sorprendentes lugares y admirable cultura. Que ver: Hospital de Tavera. Iglesia de San Juan de los Reyes. Sinagoga de Santa María la Blanca. Sinagoga del Tránsito y Museo Sefardi. Museo del Greco. Iglesia de SantoTome. Catedral. Museo de Santa Cruz. Alcázar. Museo de Victorio Macho. Taller del Moro. Museo de los Concilios y de la cultura visigótica. Museo de Arte Contemporáneo. Monasterio de Santo Domingo el Antiguo. Monasterio de Santa Clara.

    Fiestas

    Fiesta del Milagro el 11 de marzo Semana del libro el 23 de abril Virgen de la Caridad el 31 de agosto

    Gastronomía

    Algunos restaurantes que recomendamos: Restaurante El Bohio Restaurante La Taberna Restaurante Complejo París

Busca habitación en Illescas

×