Hostales en Cogolludo

2 hostales, pensiones y albergues disponibles en Cogolludo

Opiniones de nuestros usuarios sobre Cogolludo Dejar una opinión

No hay opiniones

Gracias por opinar en infohostal.com
Ha ocurrido un error al crear la opinión No se han rellenado todos los datos de la opinión

Captcha   Resultado*:

Todos los campos de este formulario ( * ) son obligatorios

Buscar alojamiento o destino

Tipos de alojamiento en Cogolludo

En Cogolludo y alrededores

Información Ciudadana

Localidad: Cogolludo

    Descripción

    La villa de Cogolludo está situada en el declive de un cerro cuyo terreno es quebrado en gran parte, pero también fértil y de excelente calidad gracias al riego que de sus tierras hacen los ríos Aliendre y Aquende.

    Historia

    Según consta en un documento fechado en el año 1182 la villa perteneció a la Orden de Calatrava por mor del conde Pedro Manrique de Lara, y en ella permanecieron los por espacio de dos siglos. El maestre Pedro Muñiz de Godoy la cedió en 1378 a Enrique II, y éste a su hija bastarda doña María como dote en su matrimonio con don Diego Hurtado de Mendoza; luego, la villa de Cogolludo pasó a su hija, la duquesa de Arjona. A la muerte de la duquesa lucharon por la villa don Diego Manrique y el marqués de Santillana. Don Diego se hizo fuerte en el castillo, por lo que fue necesaria la intervención del rey, que dejó la villa en manos de los Santillana. Por último, perteneció también a la Casa de Medinaceli, al casarse doña Leonor, hija del marqués de Santillana, con Gastón de la Cerda, conde de Medinaceli.

    Visitas

    La villa tiene muchas lugares de interés. Dan entrada a la villa antigua algunas puertas de arcos de medio punto flanqueadas por torres cuadradas. En lo alto de un cerro se encuentran las ruinas del castillo calatravo, del que resisten todavía algunas torres y paredones, y desde el cual partían las murallas que daban protección a la villa. El edificio más importante de la población es, sin duda, el palacio de los duques de Medinaceli y marqués de Cogolludo. Fue edificado en el año 1492 bajo la dirección de Lorenzo Vázquez, quien consideró que el palacio, junto con el Ayuntamiento, debía presidir a Plaza Mayor de la villa, embellecida por una fuente circular de cuatro caños situada en su centro, a la que los cogolludenses acuden en romería. El palacio puede considerarse a primera muestra de la arquitectura renacentista en nuestro país. Su fachada, en la que se funden el gótico y el plateresco, está hecha toda de almohadillado florentino y los dos cuerpos del edificio se evidencian a través de una cornisa. Sobre el portón semicircular de la portada, sujeto por dos columnas de labrado fuste, campea entre dos ángeles el escudo de la casa de La Cerda. Los seis ventanales germinados que la engrandecen dan una inusual ligereza al edificio, en cuyo centro luce un gran laurel con el escudo ducal, el mismo que se repite hasta veintitrés veces en la fachada. Las ventanas se encuentran divididas por esbeltas columnitas de las que arrancan dos pequeños arcos a los que da cobijo otro más grande de gusto gótico. Coronan el edificio otra pequeña cornisa y un antepecho decorado a base de molduras y labores características del arte plateresco. En el interior del edificio, para recuerdo de su pasada grandeza, se conservan la sala principal con una bella chimenea gótico-mudéjar; el patio de doble arcada, prototipo de los patios toledanos, con la galería del jardín compuesta de columnas de capiteles dóricos, además del cuerpo superior con un antepecho gótico el arranque de la escalera de honor. De los demás edificios de la villa quedan la parroquia de Santa María, que desde su privilegiada situación domina el caserío, y la de San Pedro, construida sobre una antigua iglesia románica. El templo de Santa María es un claro ejemplo del gótico decadente. Fue construido en la primera mitad del siglo XVI, sobre tres naves de igual altura, con bóvedas que se elevan sobre esbeltos pilares moldurados y que están cubiertas con una caprichosa tracería estrellada. Dos elegantes portadas de corte renacentista embellecen aún más la iglesia. La iglesia de San Pedro, reedificada a mediados del siglo XIX, tiene tres naves con bóvedas de cañón y una cúpula de casquete en el crucero con frescos de Matías Jimeno (1646). En el bajo coro están las laudas sepulcrales de los fundadores de la capilla de la Piedad, de 1545. Cogolludo tuvo en tiempos dos conventos, el de los Carmelitas Descalzos, situado en las afueras, oculto a los ojos por frondosas arboledas, y el de San Francisco , fundado por el segundo marqués de Medinaceli en 1557 y que durante la Guerra de la Independencia sirvió de cuartel. El convento del Carmen fue fundado en 1589 por Juan de la Fuente Corral, vecino de Cogolludo. En la villa existen cinco ermitas, la de la Soledad, la de San Antón, la de la Virgen del Val, la de San Isidro y la de San Miguel, esta última construida en el año 1993 con piedra del siglo XVI.

    Alrededores

    Siguenza, es una de las más hermosas localidades de Guadalajara y en 1965 obtuvo el privilegio de ser declarado patrimonio arquitectónico por su Conjunto Histórico-Artístico. El castillo, la catedral y la plaza Mayor son los atractivos turísticos más interesantes de la ciudad, además de las calles de Sigüenza en general que están repletas de edificios civiles y religiosos de inmensa belleza. Brihuega, es una villa histórica y monumental situada en el valle de Tajuña. Lugar donde se celebran los encierros más antiguos de España. Su casco antiguo tiene construcciones de gran interés histórico-artístico, como el rollo jurisdiccional y parte del recinto amurallado, cuyos lienzos mejor conservados se sitúan entre la puerta de la Cadena y el arco del Corazón. Atienza, El castillo de Atienza que fue restaurado y que conserva restos de la antigua muralla, junto con la torre del homenaje, fosos y aljibes. La plaza del Trigo, considerada una de las más hermosas. Edificios religiosos como la iglesia de Santa María del Rey, ahora cementerio. La iglesia de San Salvador, siglo XVI. La iglesia de San Gil, siglo XVI. La iglesia de San Bartolomé, siglo XVI. El Hospital de Santa Ana del s. XVIII. La posada del Cordón. Y palacios nobles o casonas con soportales com el Ayuntamiento.

    Fiestas

    La fiesta de la Virgen del Val, cada tercer domingo de septiembre. Donde se celebra una romería. La Fiesta de Santa Agueda, conocida como da fiesta de las mujeres. Declarada de Interés Turístico provincial. Y la de San Diego, patrón de la villa desde que en el siglo XVI se declaró la peste en el pueblo y el Concejo le otorgara tal honor al santo milagrero; y la Fiesta Mayor de Nuestra Señora de los Remedios, en la que se celebran corridas de toros a la usanza de la tierra. También mueven gentío los festejos de Domingo de Resurrección, con el manteo del pelele y su posterior quema ante el griterío de los asistentes.

    Gastronomía

    El plato más tipico de estas tierras es el asado de cordero y cabrito, además del conejo, jabali y la trucha. Sin olvidarnos de los postres, destacando los hojaldres.

Busca habitación en Cogolludo

×