Alojamientos en San Clemente

4 alojamientos disponibles en San Clemente

Buscar alojamiento o destino

Tipos de alojamiento en San Clemente

Localidad: San Clemente

    Descripción

    San Clemente se extiende, como en un desperezarse eterno, sobre la ancha llanura manchega. No existen muros ni fosos que la constriñan. En realidad nunca le han sido necesarios para convertirse en una de las más importantes localidades de la provincia de Cuenca. Considerada toda ella como Conjunto Histórico, es un notable centro económico en la comarca. Aunque en ella también han sido protagonistas diferentes episodios bélicos, la Vega del Rus y la extensión de su ganadería se han convertido en sus principales armas.

    Historia

    Los orígenes de San Clemente no son muy claros. Pudiera ser que se remontasen a la época romana, dado que por el lugar pasaba una vía de segundo orden de la que queda el puente que aún cruza sobre el río Rus. También hay quien concede la fundación de la ciudad a Clemente Pérez de Rus, primer labriego que se asentó en esta vega allá por el siglo XI. En realidad las primeras noticias históricas se remontan al siglo Xlll como punto defensivo en la frontera cristiana bajo el dominio de la Orden de Santiago. En el siglo XIV pertenecería al infante don Juan Manuel, siendo cedida posteriormente al marquesado de Villena. En 1445 los Reyes Católicos le concedieron el título de villa, momento a partir del cual crece en importancia hasta llegar al siglo XVI, el de mayor esplendor. Es en estos momentos cuando se conforma todo el casco antiguo que ha llegado hasta hoy, tanto en la construcción como en el trazado de calles y plazas, que mantienen en conjunto un marcado estilo renacentista.

    Visitas

    El núcleo central sobre el que gira todo el diseño urbanístico es la Plaza Mayor, de la que forman parte los dos edificios más significativos de San Clemente, el Ayuntamiento y la iglesia de Santiago Apóstol. La casa consistorial se construyó en el siglo XVI con altura de dos plantas y un torreón. Siete arcadas de medio punto forman la galería porticada que recorre en su totalidad la planta baja, mientras en la segunda planta asoman siete ventanales acristalados, formados por columnas y arcos, que corresponden a cada una de las arcadas anteriores. El elegante conjunto está rematado en la parte superior por un friso adornado con rosetones y, entre ellos, el escudo real de Carlos l. La torre está rematada en forma de espadaña, y contiene un pequeño campanario. La iglesia parroquial de Santiago Apóstol se construyó por orden del Marqués de Villena, también muestre de la Orden de Santiago, en el siglo XV. Consta de tres naves que muestran la unión de los dos estilos que a configuran; mientras los de los tramos y el cabecero pertenecen al renacentista, el resto está construido en estilo gótico. Contiene cuatro capillas laterales y en el altar mayor se conserva una magnífica cruz de San Roque esculpida en alabastro. Una vez afuera se muestra en el lateral izquierdo del templo su torre de tres cuerpos. También en la Plaza Mayor, uniendo a iglesia con la antigua Audiencia Real y hoy casa de la cultura, se encuentra el llamado Arco Romano, aunque su construcción data del siglo XVII. Este arco es el punto por donde se accede a la calle en la que se encuentra el Pósito, un edificio construido en 1585 que nació como carnicería de la villa para convertirse con el paso del tiempo en pósito, cuartel de la Guardia Civil y actualmente en sede de los juzgados. En calles adyacentes se encuentran muestras arquitectónicas de distintas épocas, como la iglesia de los Jesuitas, hoy convertida en almacén municipal; el palacio de Martínez del Peral, del siglo XVI, de estilo renacentista; el palacio del marqués de Valdeguerrero, con decoración rococó propia del siglo XVIII, y junto a él la Torre Vieja, una construcción de ventanales góticos rematada con almenas y gárgolas, que remonta su antigüedad a la primera mitad del siglo XV. Ya alejadas del centro neurálgico en la plaza se encuentran la ermita de la Cruz Cerrada, anterior refugio de la cruz alabastrina presente en la iglesia parroquial, y la neoclásica ermita de Nuestra Señora de los Remedios. A escasos kilómetros del casco urbano está el Santuario de Nuestra Señora de Rus, en el que radica la tradición más arraigada de San Clemente y de las más pintorescas que pueden apreciarse.

    Alrededores

    Santuario de Rus. Castillo de Santiago de la Torre. Villaescusa de Haro. Molinos de Mota del Cuervo. Castillo de Belmonte.

    Compras

    Artesanía Local: talla en piedra, trabajos en tapicería, madera, metales y cerámica (con barros refractarios y técnica árabe del reflejo metálico). Vinos con denominación de origen La Mancha. Dulces y postres. Productos típicos, oliva, ajos y cebollas.

    Fiestas

    La romería de la Virgen de Rus, patrona de San Clemente, se celebra el Domingo de Resurrección. La jornada comienza con una subasta pública en la que los jóvenes parroquianos pulan por conseguir un lugar bajo las andas de lo virgen. Una vez terminado el acto aquellos que consiguieron el puesto se dirigen a la iglesia parroquial, toman a hombros a la virgen de los Remedios y la transportan corriendo hasta la ermita de Rus, a nueve kilómetros de distancia, depositándola en el lugar donde se encuentra la patrona. A continuación portan a la virgen de Rus y nuevamente a la carrera llevan la imagen hasta el pueblo. Allí, tras engalanarla la pasean por las calles ante lo multitud y finalmente la depositan en la iglesia parroquial, en el lugar donde se encontraba la virgen de los Remedios. Unos cuarenta días después, el Domingo de Pentecostés, se vuelve a real izar el proceso para situar las imágenes en sus lugares iniciales. Cabalgata de Reyes, con reparto de juguetes a todos los niños. Fiestas típicas de los Barrios, San Antón, San Sebastián, Sta. Agueda, San Roque., jueves Lardero. Carnavales. Semana Santa... Corpus. Feria Agrícola y Ganadera.

    Gastronomía

    La gastronomía típica de la región está basada en platos típicos como: el morteruelo (hígado de cerdo y carne de caza); el atascaburras (plato típico de Viernes Santo, a base de bacalao, patatas y aceite de oliva); las migas ruleras (con uvas o con chocolate); las gachas (con pan de hogaza); la caldereta de cordero; el mojete de Cuenca (tomate, pimiento crudo y ajo, aderezado con aceite de oliva y sal); ensalada de bacalao; gazpacho manchego; carne de liebre o conejo; pisto manchego (tomate, calabacín y cebolla); ajopán; matambre y ajo arriero. Se destacan tambien los postres: las tortas de Jueves Lardero, las migas de niño, los pellizcos de monja y las tartas de las monjas Clarisas; los preciados dulces de "El Dorao", famosos en el mundo entero.

Hostales a mitad de precio

Subscribete a la newsletter

Busca habitación en San Clemente

×