Hostales en Plasencia

25 hostales, pensiones y albergues disponibles en Plasencia

Opiniones de nuestros usuarios sobre Plasencia Dejar una opinión

Valoración de 9/10 - 3 opiniones

Gracias por opinar en infohostal.com
Ha ocurrido un error al crear la opinión No se han rellenado todos los datos de la opinión

Captcha   Resultado*:

Todos los campos de este formulario ( * ) son obligatorios

Juan (9/10)    La Perla del Norte

Ahora que la he visitado entiendo por qué la llaman la Perla del Norte. La Catedral Nueva es impresionante, su coro de madera de nogal es espectacular, no en vano se considera como uno de los mejores de nuestro país.

Mari Carmen (9/10)    Envidiable

Extremadura es mi tierra y siento mucho orgullo por ella. Cada rincón tiene su belleza. Mi rincón favorito es Plasencia. Tiene un patrimonio histórico-artístico impresionante, unos espacios verdes preciosos y una gastronomía envidiable.

Jorge (9/10)    Sorprendente Plasencia

El pasado puente por el día del padre me fui a Plasencia y la verdad que es una ciudad muy bonita. Tiene una distribución de las calles irregular y son todas empedradas en el casco histórico como recuerdo del pasado. Si vas no te puedes perder la catedral, el parador, el arco de San Antón, la muralla, a parte de patear entre sus calles y descubrir tus propios rincones. En la zona de la playa mayor hay gran variedad de típicos bares con productos de la zona.

Buscar alojamiento o destino

Tipos de alojamiento en Plasencia

Localidad: Plasencia

    Descripción

    La llamada Perla del Jerte o Ciudad de los Lagos se sabe gallarda capital comarcal de los frondosos vergeles del Valle y de La Vera, solar de nobles mansiones, con dos catedrales e infinitos templos en su haber y pregonada por hechos gloriosos e ilustres hombres que dejaron su impronta en su tierra. Su río recorre diecisiete leguas para besar los pies de la villa con un tirabuzón y rendirse a su vega.

    Historia

    Sobre lo que fue un frondoso bosque de robles y encinas, Plasencia nace con el nombre de Ambracia como una colonia griega de origen macedonio. Más tarde será un campamento militar romano y posteriormente un pequeño núcleo de bereberes llamado Ambroz. En 1178 Alfonso VIII se la arrebata a los moros y la funda con estas palabras: “En honor de Dios, en el lugar que antiguamente se llamaba Ambroz, edifico esta ciudad cuyo nombre de Placentia le impongo para que agrade a Dios y a los hombres”. Pasados dos lustros del feliz acontecimiento el pontífice Clemente III la eleva a la categoría de sede episcopal, la más rica de toda Extremadura. Su suerte parece truncarse cuando las huestes almohades de Yasuf-ben-yacub la conquistan en 1196, pero el de las Navas ataca de nuevo y en menos de dos años la devuelve al cristianismo. Para que no se repitieran los hechos decide fortificarla con una colosal obra de ingeniería en la que se afanan nueve mil hombres durante once meses.Plasencia pierde su condición realenga en 1442, cuando Juan II se la dona en señorío al poderoso Pedro López de Zúñiga, conde de Ledesma y partidario de la desafortunada Doña Juana. Entre 1474 y 1488 la villa vive bajo poder portugués y asiste a la boda de la Beltreneja con Alfonso V de Portugal en 1475, en el bello palacio de las Argollas. Pero acaudillados por los Carvajales, los placentinos se sublevan contra el poder y tras encarnizada batalla entregan la ciudad a Isabel y a Fernando, a quienes sólo reconocen como dueños. Liberal donde las haya, en sus calles perviven los nombres de ilustres comuneros que a principios del siglo XVI se alzaron contra el centralismo de Carlos V. La villa pagó su precio: medio millón de maravedís. Durante el Renacimiento se la llama la Atenas de Extremadura y ve nacer entre sus muros a poetas y dramaturgos de la talla de Luis de Miranda y Micael de Carvajal. Con más de treinta y seis mil habitantes, la moderna Plasencia de polígonos industriales, bloques, jardines y avenidas convive con la rancia villa de casas solariegas, palacios timbrados con aire de fortaleza, murallas, escudos y espadañas.

    Visitas

    Catedral, compuesta de la antigua parroquia de Santa María, ss XIII-XIV, y de la llamada catedral Nueva, s. XV; destacan las fachadas platerescas, bóvedas, capillas, retablos, sepulcro de Ponce de León y el museo Catedralicio. Conventos de las carmelitas, s. XVII, y de San Francisco, s. XV. Puerta de Berrozanas y Arcos de San Antón, restos de murallas. Palacio Episcopal, s. XVIII. Iglesia de San Esteban, s XV. Palacio de los marqueses de Mirabel, renacentista. Casa mayorazgo de Zúñiga, destaca el salón de Carlos V. Casa de las Dos Torres, s. XIV-XV. Casa de las Infantas y del obispo Girón, s. XVI. Iglesia de Santa Isabel. Hospital de Santa María, s. XIV. Casa de los Toledo Barrantes, s. XV. Palacio de Almaraz, ss XVI-XVII. Museo Etnológico y Textil Provincial. Iglesias de San Pedro, Santa Ana San Martín. Plaza Mayor. Casa Consistorial, s. XVI. Casa del Deán, s. XVI.

    Alrededores

    Parque Natural de Monfragüe, 20 km. valle del Jerte, 5 km. la Vera, Monasterio de Yuste, 25 km. valle del Ambroz, hervás, judería, 35 km. las Hurdes, 30 km. sierra de Gata, 35 km.

    Compras

    Artesanía: Cuero: Mª Pilar Valencia (San Martín, 2. T. 418791). Corcho: Paulino (Plaza San Juan, 18. T. 413668). Alfarería: Cantería: Joaquín Guerra (Pablo Iglesias, 34). El llamado “martes turístico” que celebra en agosto muestra este zoco en todo su esplendor.

    Fiestas

    16 de enero, San Fulgencio. Febrero, carnaval. Semana Santa. Domingo siguiente al de Resurrección, romería de la Virgen del Puerto. 8-11 de junio, ferias. Primer martes de agosto, Martes Mayor, feria. Último domingo de septiembre, Ramo de la Salud.

    Gastronomía

    A diario los placentinos cumplen aquí con el ritual del chateo para saborear exquisitas ancas de rana, conejo para todos los gustos, tapas de queso de oveja o jamón de Montánchez.

Busca habitación en Plasencia

×