Alojamientos en Santiago de Compostela para Aventuras

3 alojamientos disponibles en Santiago de Compostela

  • Hotel Albardonedo
    Hotel Albardonedo

    Hotel Albardonedo

    Santiago de Compostela, A Coruña • Ver mapa

    Casa dos Albardonedo es un agradable y tranquilo alojamiento situado en la zona residencial de Roxos, en Santiago de Compostela (A Coruña). Se trata de un conjunto de edificaciones antiguas del... Más info

    25 Opiniones

    desde 41€

    Reservar

  • Pensión Pazo de Agra
    Pensión Pazo de Agra

    Pensión Pazo de Agra

    Santiago de Compostela, A Coruña • Ver mapa

    La Pensión Pazo de Agra está ubicada en Santiago de Compostela, a tan sólo dos minutos de la Catedral, en la emblemática Rúa da Caldereria. Disponemos de trece... Más info

    25 Opiniones

    desde 23€

    Reservar

  • Pensión Residencia Nebraska
    Pensión Residencia Nebraska

    Pensión Residencia Nebraska

    Santiago de Compostela, A Coruña • Ver mapa

    La Pensión Residencia Nebraska se encuentra ubicada en la Rúa do Pombal nº41, en el centro histórico de Santiago de Compostela. Disponemos de cuatro habitaciones acogedoras y... Más info

    10 Opiniones

    desde 29€

    Reservar

Buscar alojamiento o destino

Tipos de alojamiento en Santiago de Compostela

Localidad: Santiago de Compostela

    Descripción

    Santiago de Compostela es una ciudad gallega en el noroeste de España conocida sobre todo por ser el destino final del Camino de Santiago. Miles de peregrinos cada año caminan hacia Santiago desde hace siglos y disfrutan de esta ciudad llena de rincones inesperados, edificios de fachadas barrocas y arquitectura espectacular. Santiago es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO por su casco antiguo que no dejará indiferente al viajero. El casco histórico se encuentra en torno a la Catedral.

    Historia

    Santiago de Compostela es una ciudad por la que han pasado multitud de culturas como los suevos, los celtas o los romanos entre muchos otros. Uno de los motivos más importantes y puede que el principal es que Santiago es la meta del final del peregrinaje del Camino de Santiago. Es una ruta milenaria de peregrinación surgida en el s. IX que une este lugar con el resto de Europa. Cada año miles peregrinos inician está peregrinación ya sea a pie, a caballo o en bicicleta y se puede realizar en una etapa o varias a lo largo de la vida. Esta peregrinación se hace por varios motivos la más importante o la de origen es por supuesto conseguir la espiritualidad dentro de la fe cristiana. Ese era su fin pero en los últimos tiempos ha pasado a ser una ruta turística en la que se busca pasar un buen tiempo con los amigos, familias e incluso solos en busca de aventura y de conseguir una experiencia nueva. Es sin duda alguna una experiencia inolvidable.

    Visitas

    Museo de Tapices. Museo Arqueológico. Cripta de la catedral Vieja. Palacio de Gelmírez, s. XVII. Hostal de los Reyes Católicos, s. XV.Palacio de Rajoy. Plaza de España. Monasterio de San Martín Pinario, s. XVII. Iglesia de Santa María Salomé, s. XII. Colegiata de Santa María del Sar, s. XII. Santo Domingo. Museo del Pueblo Gallego. Museo de las Peregrinaciones. Colegio de San Jerónimo, s. XVI. Hospital Real. Palacio arzobispal. Catedral, siglo XI, la mayor de España en su género, se lleva a cabo entre 1075 y 1211, siguiendo el modelo de las iglesias de peregrinación, es decir, con planta de cruz latina, tres naves, deambulatorio, al que se abren capillas absidales, y triforio. Los tipos de cubierta empleados son la bóveda de cañón para la nave principal y la de arista para las laterales.Si bien la estructura básica de la iglesia se ha mantenido, la fábrica catedralicia estuvo sometida, desde su inicio, a un continuado proceso de remodelación, de forma que no ha habido época ni corriente artística que se haya resistido a dejar su impronta en el templo del Apóstol.Así, en los último siglos de la Edad Media, se construyen o remodelan algunas de las capillas. La de Corticela, iglesia en principio independiente de la catedral, que luce en su portada una Epifanía de la escuela del maestro Mateo, se reforma en estilo gótico. La del Espíritu Santo, en el brazo norte del crucero, se construye hacia 1383. En la girola, se levanta la Capilla de España (fines del siglo XIV), con planta pentagonal. A esta época pertenece también el cimborrio que se yergue sobre el crucero, constituido por un tambor octogonal sobre trompas, rematado por una cúpula nervada.En el siglo XVI se realiza el claustro, en estilo gótico isabelino, con abundantes motivos platerescos; en su confección interviene lo más granado del panorama renacentista peninsular (Juan de Alava, Rodrigo Gil de Hontañón, Juan de Badajoz y Alonso de Covarrubias). Sus tres portadas, con elementos abiertamente platerescos, son diseño de Juan de Alava. Dentro del espíritu renacentista se construyen las capillas de San Juan Evangelista, Mondragón, La Concepción, Santa Catalina y San Antón. Juan Bautista Celma labra también en esta época los púlpitos del altar mayor, con relieves de temática jacobea.Los siglos XVII y XVIII serán época de gran esplendor en Santiago, dejando su sello inconfundible en el templo. Se remodela la capilla mayor, construyéndose un retablo y un baldaquino. La Capilla del Cristo de Burgos es obra de Melchor Velasco y Agüero (1665) y la del Pilar, con una hermosa cúpula, es diseño de Andrade y realización de Casas Novoa (1723). La Torre del Reloj o Berenguela, construida en el siglo XIV por el obispo Berenguel de Landoira, es rematada en estos tiempos por Andrade (1676-1680).A fines del siglo XVIII se construye la capilla de la Comunión, sobre planos de Ferro Caaveiro, en estilo neoclásico, con planta circular y cúpula de tambor con óculos; en su interior se halla la Virgen del Perdón (siglo XV) y el grupo de los doctores de la Iglesia, obra de Juan Dávila y Diego Español, destinado al retablo de la capilla de la Universidad.Al exterior, la catedral compostelana ofrece la misma variedad estilística, con verdaderas obras maestras en los distintos géneros. La fachada principal, hacia la plaza del Obradoiro, es una espléndida obra de Fernando de Casas (1738-1750), con las torres de las campanas (construida en el siglo XVII por José de la Peña de Toro) y la de la Carraca enmarcando un cuerpo central concebido a modo de retablo y rematado por la figura del Apóstol. Tras la entrada se halla el Pórtico de la Gloria, obra realizada por el maestro Mateo y su taller entre 1168 y 1188. A lo largo de los tres arcos de acceso, se extiende una variada imaginería que representa el Apocalipsis de San Juan, en un estilo y con una disposición que dan al pórtico un carácter pregótico.Al norte del templo se alza la puerta de la Azabachería. La antigua portada románica del Paraíso o de Francia fue sustituida a mediados del siglo XVIII, por la actual, iniciada en rococó por Ferro y Fernández Sarela, y rematada en tono neoclásico por Monteagudo (1770).En la fachada oriental, correspondiente a la cabecera de la basílica, se alzan la Puerta Santa y el pórtico Real de la Quintana.. La primera, que sólo se abre en Año Santo, es obra de 1611, englobando 24 tallas románicas procedentes a los sitiales del primitivo coro de piedra, de las épocas de Gelmírez y del maestro Mateo. El pórtico de la Quintana, trazado por Vega y Verdugo (1667), está considerado como la primera manifestación barroca de la ciudad.Finalmente, en la fachada meridional se abre la única portada original de la primitiva catedral que ha llegado hasta nosotros. Con todo, la portada se presenta como falta de coherencia, por la intervención de varios maestros, y por la incrustación en ella de piezas procedentes de otras zonas (quizá de la portada de poniente). El programa iconográfico parece ser el de la vida de Jesús, su taumaturgia y su pasión. El maestro que la ejecuta en su mayor parte, Esteban, que trabajará también en lugares tan dispersos como San Isidoro de León, Navarra y Toulouse.Colegio de Fonseca, siglo XVI. Se trata de un edificio de planta rectangular, en torno a un patio central, de arcos sobre pilastras. La capilla, tardogótica, presenta bóvedas nervadas. El refectorio, se cubre con un interesante artesonado.En 1532, Alonso de Covarrubias realiza la fachada, renacentista, aunque con elementos propios del gótico, que ha sido puesta en relación con la hecha por Diego de Siloé en el Colegio de los Irlandeses de Salamanca.

Hostales a mitad de precio

Subscribete a la newsletter

×